Avisar de contenido inadecuado

Paula

{
}

 
Creo que a veces el alma necesita su tiempo para que ciertos recuerdos maduren y podamos recuperarlos plenamente, sin miedo. Hace casi tres años que te conocí y probablemente no me recordarás a día de hoy, pero tú me enseñaste tanto...

 No necesitaste libros y unas frases te bastaron para marcar un punto y a parte en mi vida. Tu recuerdo me asalta de golpe, sin saber porqué y de pronto te veo correr calle abajo para recibirnos, con la sonrisa más bella que he visto nunca. Me recuerdo a mí misma con el alma encogida de emoción al pisar la comuna más pobre de todo Medellín, casi en la cima de la colina, desde donde todavía se divisan los carteles del imponente centro comercial "El Tesoro" y las torres de negocios que franquean el barrio de Junín.

De repente, aparecen niños y niñas como tú de todas partes, corriendo, riendo. Pero tú, ya me habías escogido a mí. Te paraste delante, me miraste de hito en hito como si midieras dos metros más que yo y sonreíste y me contagiaste para que te devolviera otra sonrisa. Eso te bastó para conocerme. No tendrías más de 6 añitos, pero tus ojos negros, puramente negros, brillantes y profundos, me hablaban como quien es capaz de descifrar todos los secretos que esconde la Tierra. 

Me gustaría pensar que tendrás una vida llena de oportunidades, para que puedas demostrarle al mundo que contemplas desde la colina, que tu suelo de arcilla roja y tu casa de tablones viejos, es sólo el principio injusto de un bonito cuento de hadas, en el que acabarás comiendo perdices. Pero lo cierto, es que no puedo olvidar tus ojos atónitos, como si hubieras visto un fantasma, cuando me preguntaste si tenía hambre y negué con la cabeza. No me creías, no podías, e insististe en que compartiéramos aquel batido que a ti te supo a plátano y a mí a vergüenza y pánico todo en uno.

El poco tiempo que compartimos fue un diálogo de abrazos mi niña de arcilla, y siento que me regalaste tanto, que nunca estuve a tu altura. Mi niña alegría, te hubiera llevado en brazos el resto de mis días para que tus pies desnudos no tocaran el suelo, pero supiste demostrarme la "fortaleza" que esconde lo frágil y la "fragilidad" que evidencia lo que disfrazamos de fuerza.

{
}
{
}

Comentarios Paula

Muy interesante lo que cuentas aqui!!
Juegos Juegos 09/04/2008 a las 13:08
Éste, es uno de esos textos, que nace desde las vísceras.

Está repleto de emoción, sentimiento y también culpa. De esas culpas que nos ahogan ante la impotencia de tanta injusticia y que cobra más valor, cuando se trata de los niños que carecen de tanto.

El texto es muy bueno y también solidario.

Un fuerte abrazo.
anna anna 10/04/2008 a las 11:48
Juegos, muchas gracias por la visita y el comentario, un saludo!
Hola Anna,
Muchas gracias por el comentario, realmente es un texto que nace desde las vísceras, porque no podía ser de otro modo. Te recojo el abrazo para usarlo unas cuantas veces vale? y a cambio te envío uno mío por si echas de menos el tuyo.
Un besazo!
Dan ganas de ir a buscar a Paula  y traerla a casa.
me ha gustao mucho el texto. me encantan los niños........nos enseñan tanto........y nos dan tanto incluso cuando se les da tan poco.......
que viva paula''''¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
A EstrellaWendy;

El problema es que su casa y su familia y sus hermanos están en Colombia, en su misma situación, pero sí, yo tuve tu mismo impulso...Un besazo y gracias, como siempre por la visita.

A Marlendietri;

¡Muchas gracias por el comentario! Sé bienvenida a tu burbuja.
Es verdad lo que dices, yo creo que a veces perdemos la perspectiva de que los niños son personas en pequeñito, y como personas hay que tratarlos, no como a tontitos o ignorantes como a veces hacemos, porque normalmente perciben las cosas de forma más clara e incluso mucho antes que los adultos. Un saludo!
ke simpatica y ke bien escribres utreia....y ese nobre de dónde sale??
Hola Marlendietri!

De verdad que me alegro de que me hagas esa pregunta... Pues sale del Camino de Santiago. Soy una apasionada del Camino, y hace unos años tuve la oportunidad de recorrer una pequeña parte, desde León hasta Santiago.

En el Camino, cuando te cruzas con otros peregrinos, a diferencia de lo que pasa en la vorágine diaria, lo habitual es desearles buen camino, o decirles a la manera tradicional: ¡ULTRE IA!. En la Edad Media, cuando un peregrino se encontraba con otro, le decía: "Ultreia, suseia, Santiago" algo así como "Ánimo, que más allá y más arriba está Santiago". 

Hoy todavía, en los momentos duros del camino, cuando te encuentras subiendo esas cuestas de la muerte...jeje, te sueles encontrar ese ¡¡Ultre ia!!! escrito en el suelo, a veces con pintura sobre el asfalto, a veces son los mismos peregrinos los que piedra a piedra o con algunas ramas han formado la frase.
No sé, cada vez que me encontraba con uno de ellos, me invadía una sensación de fuerza, era como saber que millones y millones de personas también hicieron ese esfuerzo antes, que estás recorriendo un camino que trasciende la mera senda. En fin, que es una palabra que me evoca muchas cosas y por eso la utilizo como seudónimo.

P.D: Ya ves que me emociono hablando de este tema, creo que se avecina un post al respecto...jeje.
Muy bueno el texto, enhorabuena, me ha llegado jaja, en serio, escribes muy bien.

Fdo: daniy - DarKSnoopY del foro de Landevir
daniy 20/04/2008 a las 15:27
Hola DaKSnoopY!
Qué bueno verte por aquí de nuevo. Muchas gracias por el comentario! . Un besote
Me gusta tu estilo...... con respecto a Paula me quedo un sabor amargo en la garganta........ y lo peor que en cada rincon del mundo hay mas de una.              Deseo como tú que al crecer sus oportunidades aparezcan. UN BESOTE
¡Hola CAMINITODEROSAS!
Muchas gracias por el comentario, por desgracia como bien dices, hay muchas "Paulas" en el mundo. Ojalá nuestros deseos se materialicen.
¡Un saludo!
hola apesta tu pagina
laura daniela laura daniela 10/03/2010 a las 04:21
hola
paola paola 10/03/2010 a las 04:21

Deja tu comentario Paula

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre