Avisar de contenido inadecuado

La literatura es la libertad

{
}

9305-10514.jpg"Una de las tareas de la literatura es formular preguntas y elaborar afirmaciones contrarias a las beaterías reinantes. E incluso cuando el arte no es contestatario, las artes tienden a la oposición. La literatura es diálogo, respuesta. La literatura puede definirse como la historia de la respuesta humana a lo que está vivo o moribundo a medida que las culturas se desarrollan y relacionan unas con otras.

Los escritores pueden hacer algo para combatir esos lugares comunes de nuestra alteridad, nuestra diferencia, pues los escritores son creadores, no solo transmisores de mitos. La literatura no solo ofrece mitos sino contramitos, al igual que la vida ofrece contraexperiencias: experiencias que confunden lo que creías creer, sentir o pensar.

Un escritor, me parece, es alguien que presta atención al mundo. Eso significa que intentamos comprender, asimilar, relacionarnos con la maldad de la cual son capaces los seres humanos, sin corrompernos -convirtiéndonos en cínicos o superficiales- al comprenderlo.

La literatura nos puede contar cómo es el mundo.

La literatura puede ofrecer modelos y legar profundos conocimientos encarnados en el lenguaje, en la narrativa.

La literatura puede adiestrar y ejercitar nuestra capacidad para llorar por los que no somos nosotros o no son los nuestros.

¿Qué seríamos si no pudiéramos sentir compasión por quienes no somos nosotros o no son los nuestros?¿Quiénes seríamos si no pudiéramos olvidarnos de nosotros mismos, al menos un rato?¿Qué seríamos si no pudiéramos aprender, perdonar?¿Nos convertiríamos en algo diferente de lo que somos?"

Susan Sontag, Discurso de recpción del Friedenspreis.

{
}
{
}

Comentarios La literatura es la libertad

Quizás lo más inmortal sea la buena literatura. Cuántas historias pueden llegar a nuestra imaginación, sólo mediante la palabra, cuántas emociones podemos desglosar ante unos párrafos...
Leticia 30/03/2007 a las 11:29
La literatura es una puerta a otros mundos, a veces similares a veces muy distintos. Y es gracias a la visión de esos mundos ajenos, que llegamos a comprender nuestro propio mundo. Si no fuese por la variedad, por la diferencia, no podríamos llegar a saber de verdad cómo son las cosas o cómo no son. Ése es el mayor poder de la literatura, mostrarnos realidades que nos hagan pensar. Pueden ser realidades similares a la nuestra, que pongan en evidencia aquello que las personas podemos tener en común. Pueden ser utopías, mundos  que deberían o podrían ser, que no existen pero deseamos, pues poseen aquello de lo que carece nuestro mundo. O por el contrario puede trartarse de distopías, visiones de aquello en lo que podría convertirse el mundo si no hacemos nada por evitarlo, o más desgraciadamente, de cómo es el mundo ya y no debería ser.  Esa es la mayor grandeza de la que creo es capaz la literatura, el mostrarnos nuevas posibilidades, de darnos una paleta de visiones con la que contrastar aquello que conocemos y muchas veces, damos por sentado, inequívoco o único.
Manolo 03/07/2007 a las 11:12
Gracias Manolo,

Me ha encantado la reflexión que haces. Podemos leer historias que tienen poco que ver con nuestra manera de vivir o encontrar personajes totalmente distintos a nosotros, con otras posturas o actitudes, con otros lenguajes. Sin embargo, el hecho de que el lector palabra a palabra, vaya construyendo todo un mundo de significados compartidos con esa historia o con ese personaje, consigue obrar el milagro de la reflexión, de la mirada más allá de nuestros esquemas, del cambio de actitud (quién sabe...) o de ese segundo de empatía, que consigue conectar por sorpresa al  lector incrédulo, con el malvado de la novela. Mágia en estado puro!
escribo
¿por
qué escribo?
tal
vez porque no hay esperanza
quizá
porque no tengo salida
o
es posible porque el túnel está cerrado;
¿todo
es para siempre?
jamás
se conjugó con nunca,
ahora
juega con ayer,
futuro
lucha con ilusión,
y
yo,
solitario,
introspectivo,
olvidado,
errante,
caminando,
no
se ni dónde
ni
cómo
ni
cuándo;
me
marcho,
cierro
este epílogo
que
sabe a un hasta luego
y
con referencias de un volverá
porque
las olas,
como
la marea
cuano
se van, vienen,
cuando
suben, bajan,
cuando
nacen,
se
acaban.
fortega fortega 04/07/2007 a las 11:12
Muchísimas gracias por regalarnos tanta belleza en tan poco espacio Embarassed

Me gusta particularmente esa idea que nos dejas al final del poema y que nos devuelve al principio, como rezan los últimos versos.

Y es que el camino, es el destino en sí; no hay un principio, ni un final, porque de uno u otro modo, siempre estamos andando, aunque a veces el ritmo sea tan lento que nos parece estar estancados, aunque a veces sea difícil descubrir la senda por la frondosidad del ramaje, porque la subida es la promesa del descenso, porque el paisaje que se despide en un saludo al nuevo horizonte.



¡Mendudo rollo filosófico he soltado a las 5 de la tarde! Será el calor alicantino...Un besote
Hay una parte de mí, que escribe
cuando el sentimiento se queda encerrado en el silencio. Cuando eso pasa hay
veces que sé que no me entienden.
Mis letras están tan escondidas
dentro de mí, que cuando consigo plasmarlas, sé que hay muchos lectores que se
pierden en el camino.
Lo sé, porque me lo han dicho
varias veces.
Pero yo, no sé hacerlo de otra
forma.
Es como una segunda voz que de
pronto me llama y repito sus palabras.
Quizás no soy capaz de transmitir
lo que muchos desean escuchar, porque lo que yo digo es tan sólo la verdad de
lo que germina en mi interior.
Unas veces escribo para
desahogarme y la mayoría de las veces escribo porque mi corazón me pide que lo
haga.
Es posible que mis letras se
queden siempre encerradas en mis blogs.
Puede que sólo sea una pequeña retahíla
de letras que al cabo del tiempo se las lleve el viento; pero en mis letras
estoy yo y eso no hay viento que lo arrastre.
Cada vez que escribo dejo una
parte de mí, impresa en lo que tú lees, tanto si lo entiendes, como si no lo
entiendes.
Yo escribo.
Me ha gustado. Mi yo escritora se emociona cuando lee cosas así.
Bss. 
anna anna 09/08/2007 a las 19:59

Deja tu comentario La literatura es la libertad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre